Brasil será nuevamente la sede del torneo

La Copa del Mundo de la FIFA es uno de los mayores eventos deportivos del planeta. La disputa cuadrienal entre las mejores selecciones del mundo moviliza a miles de millones de personas de todas las latitudes y de todas las culturas. Inflama pasiones y al mismo tiempo reduce las diferencias, ya que los pueblos de distintos países, sin excepción, durante los 90 minutos de duración de un partido, crean un vínculo en común al compartir la misma emoción al unísono. Es un acontecimiento mágico, raro, sin igual, y por eso digno de reconocimiento universal.

En 2014 Brasil será nuevamente la sede del torneo. La vigésima Copa del Mundo de la FIFA tendrá lugar 64 años después de la edición en que la selección verdeamarilla se consagró subcampeona mundial en pleno Estadio Maracaná. Desde que el día 20 de octubre de 2007 se tomó la decisión del país sede, dio inicio un esfuerzo nacional englobador. No se trata simplemente de preparar el Brasil para la Copa del Mundo de la FIFA 2014, pero de aprovechar el evento como acelerador del desarrollo del país. Desde mayo de 2009, fecha en que se ratificaron las doce ciudades sede, un trabajo consistente de planificación y ejecución de emprendimientos estratégicos desencadenó un proceso de desarrollo que trasciende cualquier parámetro deportivo.

Hoy, lo que resulta más visible es la situación de los estadios en que se jugarán los partidos, que están siendo modernizados o reconstruidos. Sin embargo, paralelamente, se está haciendo mucho más que eso. El objetivo del Gobierno Federal es coordinar un programa de inversión que transformará algunas de las capitales más importantes del país, de norte a sur y de todas las regiones: Belo Horizonte, Brasilia, Cuiabá, Curitiba, Fortaleza, Manaus, Natal, Porto Alegre, Recife, Río de Janeiro, Salvador y São Paulo. Para todos los brasileños, cualquiera que sea el resultado de la Copa, quedará un relevante legado en infraestructura, creación de empleo y renta y promoción de la imagen del país en escala global.

Se estima que la Copa del Mundo de la FIFA 2014 agregará 183 mil millones de reales al PIB del país y movilizará 33 mil millones de reales en inversión en infraestructura, destacándose el área de transporte y los sistemas viales. Aproximadamente 3,7 millones de turistas, brasileños y extranjeros, deberán generar, en el periodo del evento, 9,4 mil millones de reales. En todas las áreas, 700 mil empleos permanentes y temporales serán creados.

El Gobierno Federal se concentra en dos pilares, el primero de los cuales es la concretización de las garantías oficiales asumidas en la propuesta de la Ley General de la Copa. El segundo es la Matriz de Responsabilidades, acuerdo que involucra a la Unión, los estados, los municipios y al Districto Federal (sede de la capital del país) y define los compromisos referentes a las fuentes de recursos y ejecución de los proyectos esenciales para la realización del evento. Los proyectos seguirán en ritmo acelerado para el cumplimiento de los cronogramas, con la certeza de que, en junio de 2014, habrá un escenario impecable para el gran acontecimiento: Brasil seguro será un país aún mejor, en todos los sentidos.

» Conozca la Lei General de la Copa (contenido en portugués)

» Conozca la Matriz de Responsabilidades