Con mucho equilibrio y emoción, están definidas las ocho mejores selecciones de la Copa Mundial

02/07/2014 - 09:32
Los primeros colocados de sus grupos en la primera fase fueron los ocho equipos que pasaron por los octavos de final. El torneo ya superó el número total de goles de las dos últimas ediciones

Los ocho mejores equipos de la Copa Mundial de 2014 son también los ocho planteles que terminaron en primer lugar en sus grupos durante la primera fase del torneo. Con el fin de los octavos de final, este martes (01.07), ya se disputaron 56 partidos y ahora faltan solamente ocho para el fin de la competición. Brasil, Colombia, Holanda, Costa Rica, Francia, Alemania, Argentina y Bélgica aún están en la lucha para levantar el trofeo.

Los cuartos de final comienzan el viernes (04.07), cuando Francia encara a Alemania a partir de las 13h, en el Maracanã, en Río de Janeiro. Ese mismo día, Brasil entra en campo para enfrentar a Colombia, a las 17h, en el Castelão, en Fortaleza. El sábado, le toca el turno a Argentina y Bélgica, que disputarán un lugar en las semifinales a partir de las 13h, en el Mané Garrincha, en Brasilia. Finalmente, Holanda y Costa Rica miden sus fuerzas en partido marcado para las 17h, en el Arena Fonte Nova, en Salvador.

El promedio de goles del torneo continúa alto. Ya se anotaron 154 goles en 56 partidos, lo que da un promedio de 2,75 por encuentro. Es el promedio más elevado desde el Mundial de 1982, en España, que tuvo 2,8. En Alemania-2006, el promedio fue de 2,29 goles por partido. En el último Mundial, en Sudáfrica, en 2010, el número cayó para 2.26, el segundo peor de las historia de los Mundiales.

Además, el número total de goles marcados en el Mundial de 2014 también ya superó las dos últimas ediciones. Aunque aún falten ocho partidos para el fin del Mundial, los 154 goles marcados hasta ahora superan los marcadores del Mundial de 2006, que tuvo 147 goles en 64 partidos, y del Mundial de Sudáfrica, con 141 goles en 64 partidos.

Entre los estadios que vieron más goles, se destaca el Arena Fonte Nova, en Salvador. Nada menos que 24 goles salieron en el gramado bahiano. El promedio es de increíbles 4,8 goles por partido. El Beira-Rio, en Porto Alegre, viene enseguida atrás. Fueron 22 goles en cinco partidos, con promedio de 4,4.

Record histórico

Otro distintivo de esta Copa Mundial es el equilibrio entre las selecciones y la emoción que cada partido ha reservado para los aficionados. Los octavos de final del Mundial de Brasil quebraron el récord histórico de número de tiempos suplementarios. Cinco de los ocho enfrentamientos precisaron del tiempo extra para llegar a una definición. Es el mayor número desde que se adoptó el sistema, en 1986. En el Mundial de 1990, fueron para el suplementario cuatro partidos de los octavos de final.

En los tempos suplementarios de este Mundial, se anotaron siete goles. Y dos de los partidos acabaron siendo decididos en los penales: Brasil-Chile y Costa Rica- Grecia. Costa Rica, a propósito, continúa siendo la sensación del torneo. Luego de eliminar a Inglaterra y a Italia en la fase de grupos, los costarricenses pasaron por encima de un europeo más, venciendo a los griegos por 5 a 3en los penales, luego del empate de 1 a 1 en el tempo normal y en el suplementario, y llegaron por primera vez en su historia a cuartos de final en un Mundial.

La selección de América Central también es el único equipo fuera de América del Sur y de Europa que aún está vivo en la competición. Entre los ocho mejores, son tres suramericanos y cuatro europeos, además de los costarricenses. África, que había llegado con dos equipos a octavos, vio como Nigeria y Argelia se despedían. América del Norte, también con dos selecciones entre las 16 mejores, acabó sin ninguna, con las eliminaciones de México y Estados Unidos. Grecia y Suiza se despidieron entre los europeos y Chile y Uruguay dijeron adiós entre los suramericanos.

El mejor ataque de la competición hasta ahora es de los holandeses, que marcaron 12 goles. Bélgica, Colombia, Francia y  Costa Rica comparten el puesto de mejor defensa, con dos goles. Colombia, sin embargo, es el equipo más equilibrado: tiene el segundo mejor ataque, con 11 goles, y sufrió solamente 2, sumando 9 de saldo. Por otro lado, el próximo adversario de Brasil cuenta con James Rodríguez, goleador del torneo hasta aquí con cinco goles marcados.

Números y legado

Getty Images#Ya se despidieron del torneo seis estados. El fin de la primera fase significó el adiós del Mundial para los estadios Arena das Dunas, a Arena Pantanal, Arena da Baixada y Arena Amazonia. Los cuatro partidos recibi9dos por cada uno de los cuatro estadios, no obstante, no solamente entraron para la historia de las ciudades de Natal, Cuiabá, Curitiba y Manaos, sino que también dejaron un legado físico, económico, turístico y deportivo para las capitales.

Natal, por ejemplo, recibió 173.000 visitantes, que dejaron cerca de R$ 300 millones en la región. En el último partido del Mundial en el Arena das Dunas, los aficionados incluso pudieron ver de cerca una escena que ya entró para la historia de los Mundiales: la mordida del uruguayo Luis Suárez al italiano Giorgio Chiellini, durante la victoria de Uruguay de 1 a 0 sobre Italia. Por ese acto, el atacante uruguayo fue punido por la FIFA con 9 partidos y cuatro meses de suspensión y tuvo que dejar el certamen. Desalentado o no, Uruguay fue eliminado en octavos de final, al perder por 2 a 0 contra Colombia.

Una de las sensaciones del torneo, por el buen fútbol mostrado y también por la fiesta de sus aficionados en las ciudades por donde pasa, es Colombia, quien dio un show en la despedida del estadio Arena Pantanal. Los colombianos golearon a Japón por 4 a 1 y garantizaron un 100% en la primera fase frente a millones de hinchas en Cuiabá. En total, la capital matogrossense recibió más de 108 mil visitantes. El impacto en la economía local fue superior a R$ 311 millones.

El estadio Arena da Baixada, en Curitiba, vio a Argelia hacer historia. Los argelinos buscaron un empate improbable frente a Rusia y, con el 1 a 1, se aseguraron un puesto en octavos de final por primera vez en Copas Mundiales. En los cuatro partidos realizados, Curitiba recibió un público total de 157.011 aficionados en el estadio. Hubo también mucha camaradería con extranjeros del mundo entero en la ciudad, que pueden haber superado los 40 mil.

En su último partido del Mundial, el estadio Arena Amazonia vio a Suiza clasificarse para octavos de final al derrotar a Honduras por 3 a 0. En cuatro partidos, el estadio en Manaos recibió 160.227 hinchas. Durante el período de Mundial en la ciudad, cerca de 60 mil turistas extranjeros pasaron por Manaos.

En octavos de final, el Beira-Rio y el Arena Pernambuco tuvieron despedidas con mucha emoción. En Porto Alegre, los gaúchos vieron cómo Alemania sudaba para vencer a la sorprendente Argelia. La victoria por 2 a 1 solo se dio en el tiempo extra, e incluso con el corazón en la garganta hasta el último minuto. En Recife, hubo hasta disputa de penales. Costa Rica salió adelante y Grecia consiguió un empate en los minutos de descuento del segundo tiempo para llevar el partido al tiempo suplementario. La igualdad persistió hasta los penales, cuando el arquero Keylor Navas atajó la pelota pateada por Gekas y ayudó a Costa Rica a hacer historia.

Héroes

Getty Images#En el estadio Mineirão, el arquero Julio César, que aún sufría con la eliminación del Mundial del 2010, consiguió superarla totalmente al atajar dos penales de Chile y ayudar a Brasil a pasar de fase. Por ello, entró en la colección de momentos destacados del Mundial una escena más: el llanto del arquero y de los jugadores brasileros, una mezcla de alegría, desahogo y alivio de presión.

En el caso de Holanda, el héroe salió del banco de reservas. El equipo europeo perdía 1 a 0 con México hasta casi el final del partido en el estadio Castelão, Fortaleza, cuando el delantero Klaas-Jan Huntelaar entró en campo en el lugar de Robin Van Persie. En unos minutos, participó en el gol de empate, marcado por Wesley Sneijder, y cobró el penal sufrido por Arjen Robben, que dio la victoria y la clasificación a los holandeses.

En el estadio Mané Garrincha, en Brasilia, Francia estaba sofocada por Nigeria hasta que el volante Paul Pogba, de solo 21 años, acertó un cabezazo para la red, anotó su primer gol en la Copa Mundial y despejó el camino para la victoria por 2 a 0 de los franceses. Después, el nigeriano Yobo terminó desviando una pelota para su propio arco y anotó en contra en el segundo intento de los franceses.

Argentina, que contó con cuatro goles de Lionel Messi para vencer sus tres partidos en la primera fase, acabó por ver a Ángel Di María hacer balancear la red contra Suiza, en el tiempo extra, evitando la disputa por penales y garantizando el pasaje para cuartos de final. Poco visto en el Mundial hasta entonces, Di María tuvo buena actuación frente a los suizos y terminó premiado al recibir la asistencia de Messi y hacer rodar la pelota para el arco defendido por los suizos en el estadio Arena Corinthians, en San Pablo. Fue el primer gol del delantero del Real Madrid en la Copa Mundial.

Oitavas de final - Melhores Momentos

Octavos de final – Momentos destacados

Mateus Baeta - Portal de la Copa

Noticias Relacionadas

Aeropuertos, seguridad pública y atractivos turísticos cuentan con más del 80% de aprobación entre los profesionales de prensa
+
El balance demuestra que el período del Mundial tuvo un promedio de cinco arribos o despegues por minuto
+
La infraestructura posibilitó la transmisión de 166 terabytes de información. El balance también es positivo en áreas de energía y movilidad urbana
+
El levantamiento realizado por el Ministerio de Turismo indica que los ítems más apreciados en el país son la hospitalidad y la gastronomía
+